Psoriasis y Vida social

Algunos pacientes cambian sus hábitos sociales en función de su psoriasis. Puede ser muy frustrante sentir que uno no puede ir a nadar, llevar pantalón corto o no llevar tirantes en un acontecimiento especial a causa de la psoriasis. A veces los pacientes sienten necesidad de cubrirse antes de conocer gente, al no saber cómo va a reaccionar esa gente.

Puede haber ramificaciones que aquéllos que no sufren psoriasis ni se imaginarían. Por ejemplo, viajar. Con las crecientes restricciones en los viajes por avión, a veces se necesita la carta de un médico para viajar con los medicamentos. Por este motivo, aquellos tratamientos con una pauta de administración más prolongada facilitan una mayor comodidad frente a estas situaciones. Por supuesto los medicamentos tienen que prepararse de antemano. Algunos exigen un análisis de sangre regular para controlar los efectos secundarios. Otros huelen. Algunos son sensibles a la temperatura y tienen que conservarse en frío.

Parece que el impacto social es mayor para los pacientes recién diagnosticados o los más jóvenes. Para un adolescente es duro no participar en actividades de grupo y muchos aún no han desarrollado habilidades para afrontar los problemas. Y eso es lo que exige vivir mejor con psoriasis: capacidad para afrontar los problemas. Es posible que no pueda “curar” su psoriasis, pero siempre puede aprender a minimizar su impacto en la vida diaria.

Así que, ¿cómo se afronta? Aceptar el trastorno llevará un tiempo. Determinar el plan de tratamiento adecuado exige educación, paciencia y diligencia. Desarrollar las habilidades para afrontar la psoriasis (médicamente, psicológicamente y socialmente) puede hacerse con el tiempo. La buena noticia es que encontrar lo que le funciona mitigará su incertidumbre y su ansiedad y le ayudará a llevar una vida más feliz y productiva.

Vivir mejor con psoriasis

Opciones de tratamiento de la Psoriasis

Información profesional

Canal de Youtube